h


">* * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * *
">* * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * *





Los primeros relatos fantásticos nacieron antes de la primavera del 2009, aún con el aroma del invierno triturando hojas dispersadas por el viento...

Todos ellos comenzaron a brotar de modo sorpresivo dejando huellas en el papel y luego anclaron aquì, en esta pantalla que tu lees...

Stella Maris Taboro

Relatos fantásticos te dan la bienvenida......

Donna dentro nelle storie...Noviembre 2009




">* * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * *

sábado, 30 de noviembre de 2013

Fantasmas



​      U​na mañana fría, Elvira salió de su casa sin rumbo. ​Sus ​ manos eran azules como un puñado de silencios . Ráfagas de viento herían sus ojos que veían neblinas en su sendero. Vestida de soledad como una sonámbula caminaba. Presagios,  prendían en ella, después de leer el Libro de los fantasmas ​.​
En la biblioteca, heredada de su padre, ​había leído ​ cada página ​y ​ le llamó la atención sus tapas donde estaban estampadas y en relieve , muchas arañas en el centro de su red .
Casi tambaleando, llegó a la casa de su mejor amiga.Esta quiso ayudarla. No podía resistir verla así, a ella, la mujer alegre que fue  siempre.
Le sirvió un te suave ​ y ​ tomo sus manos para darle calor.
Desde el patio un aroma a flores invadía el ambiente. Elvira quiso esconderse en algún capullo y despertar de su sueño . Pero se adormeció en el mullido sillón rojo .
Al caer la tarde, despertó y vio que tenia en el dorso de su mano izquierda la figura de un fantasma. Era huella de ese personaje del libro ​.
¿Cómo podría borrarla?    Pero su amiga sabia cómo.
​ ​Recordó que en su ropero y dentro de un pequeño arcón hecho por su madre , estaba guardado , hacia muchos años una piedra negra tallada con girasoles de intenso amarillo.
Elvira en ese momento , estaba en el jardín y admira​b​a cómo las mariposas doradas ensayaban una melodía en cada flor.
Para poder abrir ese cofre de madera debía recordar las palabras que decía su madre nacida en Hungría .Intentó rebuscar en su memoria , no lo logró.Entonces fue al libro preferido  de su madre ​: ​La rosa de oro .
​Allí vio, ​ escribo ​con ​ lápiz​, ​en la hoja 98 “nyitott széles Azt akarom tudni, hogy a belső én” Ensayó muchas veces esa​s​ ​ ​palabras húngaras .
Cuando la luna estaba redonda y en el medio del cielo, tomó en sus manos ese pequeño arcón y al pronunciar lo ​que ​había aprendido​, ​ el cofre se abrió .
Un destello de amarillo iluminó​ la casa.

​ ​Elvira entró y toda ella era alegría .

​ ​Ya había borrado todos sus traumas.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Buenísimo

El poder del pensamiento se manifiesta en este bello texto gracias por compartir

un Abrazo Alicia

Anónimo dijo...



Tu relato atrapa.
Saludos y abrazos.


J.Jesus Ibarra Rodriguez

Anónimo dijo...

Bkn

GOYA

Seguidores

Sta Marta

Free Humming Bird MySpace Cursors at www.totallyfreecursors.com

L