h


">* * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * *
">* * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * *





Los primeros relatos fantásticos nacieron antes de la primavera del 2009, aún con el aroma del invierno triturando hojas dispersadas por el viento...

Todos ellos comenzaron a brotar de modo sorpresivo dejando huellas en el papel y luego anclaron aquì, en esta pantalla que tu lees...

Stella Maris Taboro

Relatos fantásticos te dan la bienvenida......

Donna dentro nelle storie...Noviembre 2009




">* * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * *

lunes, 15 de agosto de 2011

El amor, fuego que vence al tiempo.


 




El mar avanzaba y nació..
              El amor, fuego que vence al tiempo.



  Ese verano era el más luminoso y el mar se ondulaba reflejando cientos de gaviotas  que parecían pequeñas naos a la deriva .
 Alguien habitaba en el vientre de esa enorme masa de agua  salada. Sí, era   Neptuno que  eligió al mar como   la morada que creyó eterna y en sus profundidades vivía ,en un reino de castillos dorados sin conocer el amor.
Pero un día salió a la superficie y vio una estrella de mar  que de pronto flotaba  y d e pronto de hundía,   brillando bajo el sol ardiente .

Las olas la empujaron  hacia la costa de arena y hasta allí  fue  Neptuno hechizado por el magnetismo que lo impulsó a seguirla.La tomó entre sus manos , suspiró extasiado y ella fue tomando forma de mujer.

Ese amanecer fue distinto , el oriente lucía pinceladas rojas que  se repetían  en el cuerpo de Neptuno y en la clara mirada de ella se dibujaba el amor. El la llamó Afrodita. Así comenzó la historia de un amor distinto, a todos los amores de todos los tiempos y todos los lugares del mundo.
Ella amanecía extrañándolo y  como la memoria del viento acumulaba  sus  secretos de ardiente mujer, vibraba como la flor ante el rocío , anhelando tenerlo en sus  brazos y embriagarse  en su voz profunda.
Desde la primera luz del dìa, hasta el  principio  y final de  la luna , se amaban.
Su lecho,  la playa extensa  .  También sobre la arena , que formaba  un manto escondido en las grutas talladas por el mar en el acantilado.
Neptuno juntaba caracolas y formaba una corona en la sien de Afrodita  y ella entregaba su desnudez  para amarlo con la misma pasión  de la primera vez...

2 comentarios:

Gladys Taboro dijo...

Bellísima historia, como las olas y la espuma salada del mar...

Anónimo dijo...

Miranda Adilia comentó


Que bella historia...gracias por compartirla
------------

GOYA

Seguidores

Sta Marta

Free Humming Bird MySpace Cursors at www.totallyfreecursors.com

L