h


">* * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * *
">* * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * *





Los primeros relatos fantásticos nacieron antes de la primavera del 2009, aún con el aroma del invierno triturando hojas dispersadas por el viento...

Todos ellos comenzaron a brotar de modo sorpresivo dejando huellas en el papel y luego anclaron aquì, en esta pantalla que tu lees...

Stella Maris Taboro

Relatos fantásticos te dan la bienvenida......

Donna dentro nelle storie...Noviembre 2009




">* * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * *

lunes, 28 de septiembre de 2009

La cruz vengativa



















Rahuger había pasado su niñez entre colinas limitadas por fosos y murallas.
Su tribu se había destacado en la construcción de armaduras y arneses para sus caballos .Sin embargo él amaba el mar. Así decidió llegar a una región extraña a su cultura , un lugar del que nada conocía.
El brujo de su tribu le había aconsejado que no se alejara de su pueblo,pero Rahuger buscó su destino lejos de su patria.Así tan lejos hizo muchos amigos, pero había alguien que quería eliminarlo. Los días del aventurero no fueron felices y finalmente sólo una cruz recordaría su existencia.
Una cruz de troncos muy torcidos indicaba el lugar donde había caído Rahuger .
Era a la orilla de un camino perdido donde casi nadie pasaba.
Alquien que había visto todo desde un montecito vecino, clavó esa cruz.
Su cuerpo no estaba allí. Alguien amparado por la noche o quizás el asesino lo habría arrastrado hacia un lugar donde nunca lo hallarían.
Siempre estarían temblando las dudas con suposiciones sobre por qué y cómo lo mataron.
Cerca, en la vieja taberna , comentaban sobre Rahuger. No tenía familia y había vivido como peón en distintas estancias .
El asesino, cuando volvía a su rancho pasaba por ese lugar para no alargar el camino, pero siempre ocurría lo mismo, su caballo se transformaba al llegar a la cruz. De sus fauces escapaban llamaradas que encendían la noche con fuegos que flotaban alrededor del jinete. Aturdían en sus oídos, las condenas y reproches de Rahger , además caían rayos enceguecedores que enturbiaban el camino. Era imposible seguir. Lo rodeaban pumas que rugían con furor. Finalmente todo desaparecía y podía continuar su viaje .
El malvado , aunque vivía momentos raros y horribles, seguía pasando por allí. Tenía una especie de pacto con mandinga y eso le daba la seguridad de que nada debía temer.
Pero hubo una noche que fue distinta: cuando se estaba acercando a la cruz, el camino se abrió , un abismo profundo cortó el sendero y el jinete cayó , despedazándose. Sus brazos se convirtieron en cuervos, sus piernas en serpientes, su cabeza en una bola de arañas y el resto de su cuerpo en puñales sangrantes...
La cruz del camino se llenó de luz y quedó grabado en ella el nombre de Rahuger .




.

5 comentarios:

Maria Rosa dijo...

Mantenés en vilo hasta el final, que historia fantástica, me gusto mucho
besotes

lucrecia dijo...

Seguís sorprendiéndonos Stella!!! Nos acostumbraste a la ternura y ahora... nos ponés los pelos de punta!!! Buenísimo:::

Anónimo dijo...

Que gusto recibir estos fantásticos cuentos, me han gustado mucho la Cruz Vengativa y Rosas Negras. Stella me gustaría ver la posibilidad, si me autorizas, que se publiquen en un periódico de Hermosillo, mi ciudad como le dice Ramón Rojas, con tu crédito por supuesto.

Carlos Valenzuela

Avesdelcielo dijo...

¡Ay, ést es espectacular. La injusticia fue pagada por el malhechor.
MARITA RAGOZZA

Mónica Angelino dijo...

Por aquí pasé. Bella tu palabra y tu blogs.

Besossssssssssssssss

GOYA

Seguidores

Sta Marta

Free Humming Bird MySpace Cursors at www.totallyfreecursors.com

L