h


">* * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * *
">* * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * *





Los primeros relatos fantásticos nacieron antes de la primavera del 2009, aún con el aroma del invierno triturando hojas dispersadas por el viento...

Todos ellos comenzaron a brotar de modo sorpresivo dejando huellas en el papel y luego anclaron aquì, en esta pantalla que tu lees...

Stella Maris Taboro

Relatos fantásticos te dan la bienvenida......

Donna dentro nelle storie...Noviembre 2009




">* * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * *

martes, 29 de septiembre de 2009

Lapizlazuli


















Esa tarde del primer día del mes de noviembre , la tormenta lanzaba rayos como látigos sobre los esclavos.
Anigkta había ingresado a un enorme salón de anticuarios, no porque tuviese interés en algún artículo , sí para refugiarse ante los amenazantes truenos y relámpagos.
La recibió el encargado del lugar, un anciano que se desplazaba con dificultad. La maldita guerra había marcado en sus huesos signos de deterioro irreversible.
La joven, alternaba su mirada , entre las ventanas del salón como consultando el tiempo amenazante y un objeto antiguo que le llamó la atención, un extraño bajorrelieve de color lapizlazuli .
La figura central de un dios extraño,era lo más sobresaliente . Más se destacaban sus ojos que parecían seguir a las miradas desde cualquier ángulo.
Entonces no dudó , la joven quiso llevarse esa antiguedad que tanto le había atrapado.
Cuando lo tuvo entre sus manos, sintió que una maravillosa luz la recorría de la cabeza a los pies.
Su bolso quedó sin dinero, todo lo apostó para llevarse el bajorrelieve. Cuando llegó a su casa, ya la noche entraba sigilosa.
Anigkta ubicó su tan preciada adquisición, cerca de su cama, junto al velador.
Aquella primera noche ,cuando su hermano la buscó , no la encuentró.
Ella llegó , cuando el amanecer ya desbordaba sobre los campos.
Estaba vestida con flores ,muchas flores que despedían perfumes eróticos,en su vientre bailaban mariposas exaltadas de pasión y en toda su piel se expresaba su orgásmica experiencia. Relajada , se sentía la mujer más feliz del condado.
Anigkta había hallado en el lapizlazuli, la fuente inagotable de un placer febril y el amalgamado interior de su cuenca , esperaría cada noche para repetir infinitamente un climax pasional e intenso ...




.

4 comentarios:

julia del prado morales dijo...

Qué mágico, combinar la realidad triste con la esperanza en el lapizlazuli, una piedra bella. Besos, Julia

Maria Rosa dijo...

Sigues sorprendiéndome con el trazado de estos fantásticos relatos.
Un abrazo
María Rosa

Ana María dijo...

Hermosos relatos Stella
Un beso grande y sigue asi
Cariños Ana María Zacagnino

Avesdelcielo dijo...

Maravilloso. Todos deberíamos encontrar algún tesoro.
MARITA RAGOZZA

GOYA

Seguidores

Sta Marta

Free Humming Bird MySpace Cursors at www.totallyfreecursors.com

L