h


">* * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * *
">* * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * *





Los primeros relatos fantásticos nacieron antes de la primavera del 2009, aún con el aroma del invierno triturando hojas dispersadas por el viento...

Todos ellos comenzaron a brotar de modo sorpresivo dejando huellas en el papel y luego anclaron aquì, en esta pantalla que tu lees...

Stella Maris Taboro

Relatos fantásticos te dan la bienvenida......

Donna dentro nelle storie...Noviembre 2009




">* * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * *

viernes, 25 de septiembre de 2009

Presagio

























¿A dónde vagará el alma de los durazneros de mi infancia? ¿En qué lámina resquebrajada del libro bautismal están adheridas las notas de aquel Tango dibujado en el patio de aquella casa de mi niñez?
Mientras una bala entró a la boca de la ventana del humilde cuarto, donde mi inocencia se reforzaba en la rústica cuna, dejó dibujada en el aire un presagio de casa maldecida.
Rodeada de membrillos y durazneros , la huerta continuaba en un montecito con otros frutales : dorados naranjales y cargadas higueras.
Quizás los duendes que vivían entre sus ramas protegieron a mi familia.
Tal vez el aroma que rodeada al horno de barro puso un manto para resguardarnos de maldiciones ya establecidas. Puede ser que la cruz impuesta en mi pecho por el cura Balbiano, derrotó posibles amargos momentos.

Lo cierto es que un impulso sagrado indicó a mi familia, que abandonemos esa casa.
Entonces yo tendría tres años.
Intentaba jugar con una zorra hasta que un día intentó morderme. Guardo aún, la tierna mirada de la pequeña Antonia,metiendo su manito por el tejido sosteniendo una tacita y pidiendo un poco de azúcar. Aprieto en mis recuerdos ese patio de mi casa amplio e impecable.
Recuerdo que quedada hecho una estatua viendo como jugaban a las bochas y luego salir corriendo a buscar los duraznos que me pedían.
Pero aquella bala que había sellado una maldición de traiciones y muertes ,escribió en esa casa un río de sangre. Fue en la década del 60 y después en los primeros años del siglo XXI.
Golpean en mi memoria el maravilloso recuerdo de mi primera niñez mientras quedo atónito al conocer que allí, en esa casa , la tragedia se había premeditado en aquel trayecto de la bala , sobre mi cuna...




.

2 comentarios:

Maria Rosa dijo...

Si realmente pasó y esa es la casa donde fue la desgracia de la maestrita, es todavía más escalofriante que el propio cuento, tomando vida desde el pasado.
Hermoso, como todo lo que escribes
un abrazo
María Rosa

Avesdelcielo dijo...

Una infancia que comienza con una tragedia que provoca el éxodo de la casa con frutales y una zorra.
Me hizo tambalear.
MARITA RAGOZZA

GOYA

Seguidores

Sta Marta

Free Humming Bird MySpace Cursors at www.totallyfreecursors.com

L